Essaouira, la perla de Marruecos

Essaouira, la ciudad batida por los vientos alisios, es una de las ciudad costeras marroquí más bonitas. Llegamos a Essaouira desde Safi y esta será nuestra última parada de la costa de Marruecos.

Cuenta con un precioso centro rodeado de una gran muralla, y una de las mejores playas de Marruecos.

Essaouira

Debido a la gran afluencia de turistas, la ciudad se ha convertido en un centro de veraneo cosmopolita y en uno de los principales destinos turísticos de Marruecos. Esto hace que disfrutemos de la mezcla, del encanto de la medina, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, con las zonas más chic del puerto. Durante nuestro paseo por el puerto, la imagen desde allí me recuerdó en parte a Ibiza capital.

Essaouira

Pese a ser una ciudad muy turística, sigue siendo una localidad alejada de la tensión del regateo, y donde se puede pasear con total tranquilidad, sin que estén continuamente intentando venderte cosas.

Essaouira se ubica a unos 200 kilómetros de Marrakech. Por esta razón, la opción más sencilla para llegar hasta allí desde Marrakech, es mediante excursiones de un día, o la manera económica con autobús público por unos 80 dirhams.

Essaouira

Qué ver en Essaouira

Esta preciosa ciudad es especialmente tranquila y agradable. Por ello, supone una visita obligada si estamos por el sur de Marruecos.

En Essaouira hay que dejarse llevar y perderse por sus callejuelas, mirar el mar, comer pescado y relajarse.

Essaouira

La Medina

La medina, al contrario de otras, cuenta con calles anchas con numerosas pequeñas tiendas, cafeterías, restaurantes y talleres de artesanos.

Sus calles son rectilíneas y sus cruces perpendiculares, de modo que es muy fácil orientarse.

Essaouira

Entramos en su corazón, protegido por murallas, por una de sus tres puertas monumentales, Bab SbâaBab Marrakech o Bab Doukhala.

Lo mejor de la Medina es que no hay vehículos motorizados, así que aquí no tendremos que ir esquivando motos continuamente. Los puestos son tirados por burros o mulas, y hay gente con carros que se ofrecen para llevar el equipaje a los turistas.

Essaouira

Las casas son blancas con ventanas y puertas azules, el cual le da un aire pintoresco y Mediterráneo.

Essaouira

La parte de la medina que concentra el mayor ambiente es la comprendida entre la famosa torre del Reloj, y la mayor mezquita de Essaouira, ‘Ibn Youssef’.

Essaouira

Continuamos recto por la vía principal y llegamos al mercado de Souk el Jdid. Aquí se concentran los puestos de verduras, especias y de carne, así como un mercado de pescado.

Essaouira

Dentro de la zona de pescado, podréis comprar lo que queráis comer, y en un par de puestos que hay al fondo os lo podrán cocinar a la plancha.

Essaouira

Plaza de Moulay Hassan

Situada entre la medina y el puerto, es la gran plaza de Essaouira, rodeada de árboles y cafeterías donde tomar un té.

Essaouira

El Puerto

El puerto define la población, donde encontraréis centenares de barcos pesqueros que regresan de faenar en el Atlántico.

Es alucinante ver decenas de barcos azules, los pescadores reparando las redes o vendiendo la pesca del día.

Essaouira

Luego veremos también la batalla entre las gaviotas y los gatos espectantes por las sobras.

Essaouira

Un poco más adelante llegamos a la famosa fortaleza que forma parte de la típica estampa de Essaouira: el castillo y las gaviotas revoloteando sobre él.

Essaouira

Desde la torre de la Skala du port se domina la ciudad. Desde aquí hay unas vistas fantásticas del puerto. La Skala du Port encuentra abierta al público de 8:30 a 12:00 y de 14:30 a 18:30. Lo malo es el precio que también es de los que ha pasado de valer 10 dh, a 100 dh!

Essaouira

Pasando la Puerta de la Marina, entramos el astillero y la zona del puerto donde atracan los barcos más grandes. Allí veremos descargar las cajas de pescado, y cargarlas a continuación en furgonetas.

Essaouira

La Sakala y las murallas

Al final de la tarde fuimos paseando tranquilamente por la zona baja de la muralla de la Skala de la Ville, ya que desde allí se obtiene las mejores vistas del tardecer.

Essaouira fue durante mucho tiempo Mogador, una colonia portuguesa. Posteriormente francesa e incluso tuvo su época española.

Los portugueses construyeron el puerto, la skala y los bastiones que rodeaban a la Medina para su defensa en 1506.

Essaouira

El bastión rectangular defendía a la ciudad de los ataques de piratas, corsarios y de cualquier otro que quisiera quedarse con tan preciado punto.

El fuerte de la ciudad vieja es una mezcla de arquitectura militar portuguesa, francesa y bereber.

Essaouira

Esta rodeada por murallas con una fila de cañones dirigidos hacia el océano. Hay desde aquí unas fantásticas vistas al mar y fue aquí donde Orson Welles rodó parte de su versión de Otelo.

Essaouira


Mellah o barrio Judío

La actividad comercial de Mogador atrajo a una importante colonia judía que se instaló en la Medina.

La comunidad judía llegó a tener unos 17000 habitantes, pero tras la Segunda Guerra Mundial prácticamente no quedó ninguna familia judía.

El Mellah es una joya dentro del casco antiguo de Essaouira. Por las puertas de Bab Marrakech y Bab Sebaa llegamos a los cementerios situados junto al mar. La antigua judería se encuentra en estado de decadencia, ya la mayoría emigraron a Israel.

Essaouira

Essaouira y su playa

Essaouira tiene una playa ancha y muy frecuentada. Por la mañana hay muchos deportistas y por la tarde familias y los jugadores de voleibol.

Essaouira

La bahía de Essaouira, esta protegida de las olas por la isla de Mogador, sumado a su viento constante, hace que sea el paraíso de los aficionados al windsurf.

Después de dos días de cargar pilas por Essaouira, nos dirigimos a la que será nuestra última parada, Marrakech.

¡Nos vemos en la siguiente parada!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.