Qué ver en Rabat durante un día

Llegamos a Rabat, la capital de Marruecos, y una de las cuatro Ciudades Imperiales, junto a MarrakechFez y Meknes.

A continuación os contaremos que ver en Rabat en un día, aunque si váis con tiempo merece un par de ellos.

Según entramos en Rabat, lo primero que hacemos es dejar el coche en el Parking Bab Al Had. Tiene un precio muy económico y además tenemos al lado la puerta para entrar en la medina.

Rabat

La Medina de Rabat

Lo primero que haremos será dejar las cosas en el Riad y salir a conocer la ciudad. Las calles de las medina son estrechas como es normal, y están repletas de gente, incluido muchos turistas. Aunque lo bueno de esta medina es que es mucho más ordenada que otras y por lo tanto es más sencillo para moverse y orientarse.

Rabat

Su calle principal es la avenida Mohammed V, y las calles más comerciales, Souika y Cónsules, encontrándose en la primera el Zoco del Oro, el Souk es Sebat.

Rabat

Lo mejor es callejear por los distintos zocos de la medina, la cual esta considerada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Alcazaba de los Oudayas

Salimos caminando por el lado contrario de la medina para visitar la Alzacaba de los Oudayas. Un rincón único dentro de Rabat, es como viajar a otra ciudad completamente.

Rabat

Se llama así por la tribu árabe Udaya, los cuales se instalaron allí en el siglo XIII para proteger la ciudad. El barrio está construido en un risco con vistas al Atlántico, y dentro las murallas del siglo XI.

Dentro de esta fortaleza encontramos un barrio formado por numerosas casas pintadas de azul sobre blanco.

Rabat

Lo mejor de la Kasbah des Oudaias son sus callejuelas y sus vistas al mar, hacen que sean un paseo muy relajante.

Aquí se encuentra también la mezquita más antigua de Rabat.

Rabat

Antes de entrar en la fortaleza, o en nuestro caso fue a la vuelta, podréis ver también en el Jardín Andalusí. Dicen que recuerda al Alcázar de Sevilla (uno de nuestros destinos pendientes) por sus naranjos y fuentes.

Aunque tiene un diseño andalusí, fueron fundados bajo el mando de las autoridades coloniales francesas a principios del siglo XX.

Rabat

Playa, Faro y Cementerio Musulmán de los Mártires

Saliendo de la Kasbah con dirección al mar, atravesaremos la playa, donde veremos mucha gente disfrutando del día y a surferos. Si sois aficionados a este deporte, aquí tenéis sitios donde alquilar material, o incluso dar clases.

Rabat

Seguimos caminando dirección al faro, y para eso pasaremos por delante del cementerio musulmán.

No es una parada turística pero es impactante, por sus miles de tumbas con vistas al mar.

Seguimos bajando la colina y llegamos hasta el Faro de Rabat. Este desde hace décadas avisa de los barcos que entran y salen del puerto. En la actualidad su funcionamiento es automático.

Rabat

Torre Hassam y Mausoleo Mohammed V

Movemos el coche y aparcamos justo en la entrada de la Torre Hassan. Estan son las ruinas de una antigua mezquita frustrada del siglo XII. En el momento de la muerte del sultán Yacub Al-Mansur, la construcción quedó inacabada.

El minarete es del mismo arquitecto que la Giralda de Sevilla y de la Koutubia de Marrakech. El minarete tiene 44 metros de altura (de los 86 metros proyectados), y esta rodeado por 200 columnas.

Rabat

En el mismo recinto, se encuentra el Mausoleo del rey Mohammed V. Es una maravilla arquitectónica, todo construido con materiales nobles, como es el márbol italiano.

Rabat

La edificación es utilizada como panteón familiar de la dinastía alauí, y acoge también los restos de Hassan II, padre del actual rey.

Podréis ver toda la zona siempre custodiada por guardias reales, vigilando tanto a pie, como a caballo en los exteriores.

Rabat

Palacio Real

El Palacio Real no se puede visitar en su interior, solo sus puertas. Es curioso de ver, aunque tendréis que tener cuidado de que no os vean los guardias haciendo una foto.

Este complejo llamado Dar al-Mahkzen está construido sobre un anterior palacio. A día de hoy, aloja edificios administrativos, ya que es la sede del Gobierno marroquí.

Chellah

Si aun tenéis tiempo podéis aprovechar para ir a la Chellah. Para ello si no tenéis coche, tendréis que coger un Petit taxi hasta allí. El viaje en taxi te puede salir por solo unos 10-12 Dhs (sobre un euro). La entrada es de tan solo 10 Dhs.

Se puede ir caminando en un paseo de media hora, pero no merece la pena el esfuerzo, y menos por lo que vale un viaje en taxi.

El Chellah es una fortificación de ruinas romanas, que durante varios siglos fue abandonado, hasta que se utilizó como necrópolis para los primeros sultanes Merinides.

La Corniche, el paseo marítimo de Rabat

Qué mejor manera de terminar el día que con un agradable paseo por la Corniche, el paseo marítimo de Rabat.

Empezamos a andar y llegaremos hasta la Torre Hassan. Es un paseo con muchísimo ambiente, con restaurantes y atracciones para niños.

Rabat

Desde aquí vemos la entrada de mar que separa Rabat y Salé, y al barrio La Marina. Además de los chulísimos barcos pesqueros.

Rabat

El viaje continua dirección a Casablanca. ¡Nos vemos en la siguiente parada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.