Visitar el Parque Arqueológico de Segóbriga

En el término municipal de Saelices, se encuentra el yacimiento arqueológico de Segóbriga, ciudad impulsada por el emperador Augusto.

Tal como os comentamos en la entrada anterior, esta fue la primera parada de nuestro viaje de cuatro días por la provincia de Cuenca.

Segóbriga tuvo un gran desarrollo, por su excelente comunicación, ya que por aquí atravesaba la calzada que unía Cartago Nova con Complutum y también era importante la conexión que tenía con Toletum y Segontia.

Museo de Segóbriga

También su crecimiento se debe a que se convirtiera era el centro de explotación de minas de “lapis specularis”. Esta piedra de yeso cristalizada abundaba en la zona, se usaba tanto para el cristal de las ventanas como para suelos. 

lapis specularis

Se encuentra en un gran estado de conversación, y merece la pena que la ciudad romana de Segóbriga se de a conocer y lo visitéis. Personalmente hasta que no nos pusimos a informarnos de que ver en Cuenca, no habíamos oído hablar del yacimiento.

Qué ver en el parque arqueológico de Segóbriga

Llegamos a la recepción del centro de interpretación, donde nos dan las instrucciones de la visita, y pagamos la entrada.

El Museo del Parque Arqueológico de Segóbriga

Empezamos la visita por el Museo, donde tendremos toda la información de la historia de la ciudad; su origen, sociedad, la religión, mapas…así como piezas que han sacado de la zona arqueológica.

Mapa de Segóbriga

Una vez visto la zona de exposición, nos indican que ya podemos pasar a la zona de audiovisuales, donde cada 15 minutos proyectan un documental donde imaginar como era la ciudad perfectamente.

Zona arqueológica

Con toda la información ponemos rumbo a la ciudad romana.

Lo primero que veremos camino al centro de la antigua ciudad romana, es el acueducto.

A la derecha veremos un camino que nos llevará a la zona donde estaba situada una basílica visigoda. Se construyó a finales del siglo IV o principios del siglo V. Tenía tres naves divididas por columnas y ábside de planta de herradura.

basílica visigoda

A continuación, se halla la Necrópolis, con recintos funerarios romanos, aunque la mayoría de las sepulturas, son de la época tardorromana y visigoda.

Necrópolis

Lo siguiente que veremos son los restos del antiguo circo, donde se realizaban las carreras de carros.

Circo de Segóbriga

Para construir el circo tuvieron que desmantelar una necrópolis de incineración. De esta se encontraron diversos objetos como la estela funeraria de la escalva Iucunda.

escalva Iucunda.

Seguimos subiendo y llegamos al cogollo de la ciudad. La población estaba rodeada de una muralla, la cual constaba de tres puertas.

muralla de Segóbriga

Por donde entramos se encontraba la puerta principal de la ciudad. En este punto veremos dos de los edificios más importantes, el teatro y el anfiteatro.

El teatro se inauguró hacia el año 79 d.C., durante los mandatos de Vespasiano y Tito. Se conserva muy bien la grada, que se dividía en tres zonas para las diferentes clases sociales. 

Gradas teatro romano

En la zona inferior vemos la orchestra y el tablado, que era la madera existente sobre los pilares de piedra. En su época estaba decorado con esculturas y columnas.

El anfiteatro se levantó en la misma época que el teatro. Ambos fueron utilizados hasta el siglo III d.C. 

Arena del anfiteatro

El anfiteatro tenía una capacidad para 5500 espectadores, que se sentaban en un alto podium, por seguridad.

Anfiteatro de Segóbriga

Junto a la arena, en los extremos vemos las carceres, es decir, las jaulas de las fieras.

Nos adentramos en el centro de la antigua ciudad, y veremos a la izquierda el critopórtico del foro.

critopórtico del foro

Se trata de una estructura que sostenía el pórtico norte del foro, de la que podemos contemplar todavía los basamentos.

Seguimos hasta las termas del teatro, construidas a finales del siglo I a.C.

Termas del teatro segóbriga

Retrocedemos unos metros para desplazarnos al foro, el centro social y político de la época.

Todavía se pueden observar alguna esculturas sobre pórticos, de las muchas que había sobre personalidades importantes. Rodeando la plaza había pórticos laterales, sostenidos por bellas columnas.

Foro de segóbriga

Al este se accedía a la basílica, donde se realizaban las transacciones comerciales y se administraba la justicia.

Al otro lado, nos encontramos el aula basilical, a la que se accedía por una escalinata ya desaparecida. Esta construcción se utilizaba para los negocios del lapis specularis. 

 aula basilical

La siguiente parada de la visita son las termas monumentales. Estos baños se abrieron al final del siglo I d.C.

A lo lejos por un camino a la izquierda llegaríamos a la acrópolis.

Tomamos el camino de la derecha para llegar a la Casa del Procurador Minero, Caio Iulio Silvano. Dentro de la casa destaca el mosaico que se encontró en 1998. Fuera veremos una copia ya que el original se encuentra en el centro de interpretación. 

ermita de la Virgen de los Remedios

El último punto de visita es la ermita de la Virgen de los Remedios.

ermita de la Virgen de los Remedios

Horario y precios

Horario de invierno: Del 1 de octubre al 31 de marzo. Abierto de martes a domingo, de 10:00 a 18:00.

Horario de verano: Del 1 de abril al 30 de septiembre. De martes a domingo, de 10:00 a 15:00 y de 16:00 a 19:30.

Entrada general: 6 euros

Entrada reducida: 3 euros. Carnet Joven, estudiantes menores de 25 años, mayores de 65 años, desempleados, discapacitados, familias numerosas y grupos de más de 25 personas, con reserva previa.

Entrada gratuita: Los martes y viernes, de 16:00 a 18:00, el acceso es gratuito. Además los menores de 8 años tampoco pagan entrada.

Finalmente, os animamos a visitar este Parque Arqueológico para conocer una interesante parte de nuestra historia.

¡Nos vemos en la siguiente parada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.