Un paseo por el histórico pueblo de Sepúlveda

Sepúlveda es una ciudad medieval, situada entre los cerros de Somosierra y la Picota. Era conocida por sus siete puertas, cuyas llaves se conservan en el Ayuntamiento.

Durante nuestra visita a esta localidad segoviana, entraremos por los accesos de su muralla, subiremos sus empinadas calles, veremos sus numerosas iglesias románicas y además disfrutamos de sus vistas y miradores.

Al ser puente cortaron el acceso en coche al centro, así que tuvimos que dejar el coche en un parking gratuito en la entrada para subir al centro andando.

 

Plaza de España de Sepúlveda

Nuestra primera parada es en la plaza mayor, la cual se llama Plaza de España. Aquí destaca claramente los restos del Castillo. Es una de las postales más características de Sepúlveda, ya que es un llamativo conjunto de varios edificios superpuestos, de diferentes épocas sobre los torreones del castillo original.

Plaza de España de Sepúlveda

Adosado a la parte inferior de sus torreones, se encuentra “el Reloj de la Plaza”, la cual cuenta con una balconada corrida. En este edificio se realizan actualmente exposiciones culturales, y desde su balcón se lanza el chupinazo en las fiestas.

Castillo de Sepúlveda

En el resto de la Plaza de España porticada encontraremos restaurantes, bares y pastelerías donde comprar el famoso ponche segoviano.

Librería de Sepúlveda

Iglesia de San Bartolomé

Antes de seguir subiendo veremos en el otro extremo de la Plaza de España, la Iglesia de San Bartolomé. Es una iglesia románica, del siglo XI-XII. Posee una sola nave y la torre está adosada a la iglesia. Destaca también la escalinata de piedra, presidida por una cruz que da acceso al templo.

Iglesia de San Bartolomé

Antigua cárcel

A mano izquierda del Castillo se encuentra la Plaza del Trigo. Allí se sitúa la Oficina de Turismo, que era el edificio donde albergaba la Prisión del Concejo.

La Prisión del Concejo, fue rehabilitada por la Fundación del Patrimonio Histórico, y actualmente muestra una reproducción de las cárceles medievales, para conocer la historia y su implicación en la sociedad.

Cárcel Municipal de Sepúlveda

Frente a la antigua cárcel se encuentra el edificio del Ayuntamiento.

Iglesia de Santiago

Un poco más adelante llegaremos a la antigua iglesia de Santiago. Es una de las cinco románicas que aún se mantienen en pie, y donde actualmente se encuentra la Casa del Parque de las Hoces del Duratón.

Aquí os podrán facilitar toda la información que necesites para visitar el parque natural. Es recomendable conocer el entorno antes de hacer una de las rutas e informarse de este espacio natural protegido, ya que para realizar alguna de ellas, necesitas permiso entre los meses de enero a julio.

Iglesia de Santiago

 

Arcos de la Judería

Si continuáis por esa misma calle a pocos metros, veréis los Arcos de la Judería. Una de las siete puertas a través de la cual se accedía al barrio judío.

Retrocedemos a la Iglesia de Santiago, y desde ahí subimos por los estrechos callejones hasta la principal iglesia románica de Sepúlveda, la del Salvador.

Arcos de Judería

Iglesia del Salvador 

La iglesia del Salvador es un edificio de finales del siglo XI y está considerado como uno los principales monumentos románicos de Castilla.

iglesia del Salvador

Tiene un precioso pórtico y sencillas portadas. La torre se encuentra separada de la nave y se comunica con ella a través de un estrecho pasadizo abovedado. Ha sido declarada Bien de Interés Cultural.

Desde aquí tendréis también unas buenas vistas panorámicas de Sepúlveda.

Vistas de la iglesia del Salvador

Iglesia de la Virgen de la Peña

Seguiremos subiendo hasta lo más alto de Sepúlveda donde se encuentra la iglesia de la Virgen de la Peña. Esta situada sobre un promontorio rocoso rodeado por el río Duratón. Dicha iglesia es del siglo XII, aunque su pórtico se levantó en el siglo XIII.

Iglesia de la Virgen de la Peña

Mirador de las Hoces del Duratón

Detrás de la iglesia se encuentra el Mirador de las Hoces del Duratón, desde donde se pueden ver las primeras hoces del río.

Las vistas desde el mirador, aunque menos impresionantes que las de la zona de San Frutos, son también muy bonitas.

 

Mirador Hoces del Duratón

Cueva de la Virgen de la Peña

Veréis junto al mirador unas escaleras que bajan a la Cueva de la Virgen de la Peña. Las escaleras son fáciles de bajar, lo malo es volver a subir (despacito para no cansarse jeje). Lo bueno es que las vistas desde la escalera son bonitas. Abajo veremos una Cueva con una estatua de la virgen en el lugar que según la leyenda se le apareció al pastor.

Cueva de la Virgen de la Peña

Museo de los Fueros 

Comenzamos a bajar, esta vez por la calle del Comandante Cristobal, hasta la calle de los Santos Justo y Pastor. Ahí pasamos junto a la iglesia de los Santos Justo y Pastor. Otro edificio románico, el cual en la actualidad alberga el Museo de los Fueros.

En el Museo se ha dispuesto un recorrido temático donde conoceremos la historia de Sepúlveda, el Patronazgo y Mecenazgo, los Fueros en la Edad Media, los hombres del Fuero y la Comunidad de Villa de Sepúlveda.

Museo de los Fueros

Casa del Moro

Frente al Museo se encuentra la Casa de los Proaños o “Casa del Moro”, que se caracteriza por tener en la parte superior de su fachada una cabeza de moro. Según la tradición es la del Alcaide asesinado por el Conde Fernán González.

Casa de los Moros

Puerta del Azogue

Seguimos bajando hasta la muralla que podremos cruzar por la Puerta del Azogue, para volver al parking.

Puerta del Azogue

Mirador de Zuloaga

Antes de iros os recomendamos subir por la carretera SG- 232, donde encontraremos a medio kilómetro el Mirador de Zuloaga. Desde allí puede apreciarse la belleza de la localidad enmarcada en la peña. Estas preciosas vistas, se emplearon como fondo en el cuadro Gregorio el Botero en Sepúlveda.

Mirador de Zuloaga

Alrededores

Si os queda tiempo tras visitar la villa recomendamos tomar la carretera de Villar de Sobrepeña hasta el puente de Tálcano. Hay una zona de descanso para dejar el coche, y desde comenzar la ruta de la Molinilla, un bonito paseo de una hora de duración. Al volver al parking, antes de iros podréis ver también la Cueva de los Siete Altares, llamada así por los altares labrados en sus paredes.

Rutas_HocesDuraton

Algo más lejos, en Villaseca, hay un camino de tierra que lleva hasta un acantilado donde se encuentra la Ermita de San Frutos sobre la espectacular hoz del río Duratón. Las vistas son preciosas.

Hoces de Duratón

En otras entradas os iremos ampliando la info de la zona. ¡Nos vemos en la siguiente parada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.