Qué ver en Trujillo en una tarde

Empezamos la visita de Trujillo por la preciosa Plaza Mayor, que se desarrolla a partir del crecimiento extramuros de la población.

Si no habéis leído otras entradas del blog, os dejamos el enlace para que veáis el itinerario que estamos realizando por Extremadura: Road Trip

La Plaza Mayor es de origen renacentista, rodeada de edificios señoriales construidos por las familias trujillanas adineradas.

Sin embargo, lo primero que llama la atención es la estatua ecuestre, la cual se ha convertido en el símbolo de la población. Se trata de la estatua de Francisco Pizarro.

Plaza Mayor de Trujillo

La estatua queda por delante de la escalera que sube a la parte alta de la plaza donde destaca la Iglesia de San Martín.

La iglesia fue construida a partir del siglo XIV, de estilo principalmente gótico.

Iglesia de San Martín de Trujillo

Como comentábamos muchos palacetes renacentistas embellecen más aun la Plaza Mayor de Trujillo, de los cuales destacan los siguientes:

El Palacio de los Duques de San Carlos, propiedad de los Vargas y Carvajal.

El Palacio de los Marqueses de Piedras Albas, con tres bellos arcos corvanos.

El Palacio de los Marqueses de la Conquista, conocido como el “Palacio del Escudo”. Se trata de un edificio construido sobre las casas de Gonzalo Pizarro, padre del Conquistador.

Portales de la Plaza Mayor

Portales de la Plaza Mayor

Tras la visita de la Plaza Mayor de Trujillo comenzamos a subir hasta la alcazaba árabe.

Subimos por la calle Ballesteros y pasamos por delante del Palacio de Santa Marta, antigua residencia de los Marqueses de Santa Marta y hoy reconvertido en un establecimiento hotelero.

Seguimos por la cuesta de la calle Ballesteros pasando por la Puerta De Santiago, del siglo XIII. Junto a la Puerta está la Iglesia De Santiago.

Continuamos el recorrido por las murallas de Trujillo hasta llegar a la antigua Alcazaba, conocida como el Castillo de Trujillo.Castillo de Trujillo

Se trata de una de las tres grandes alcazabas árabes puramente militares que se encuentran en la península ibérica. 

Desde lo alto de sus muros tenemos unas vistas privilegiadas de Trujillo, y del resto de la comarca.

Castillo de Trujillo

Cuando terminamos la visita del Castillo, volvemos a bajar pero esta vez por la calle Mártires pasando por delante de la Casa Museo Pizarro, que hoy ha sido reconvertida en centro de interpretación de la Conquista de América.

A escasos metros esta el Museo de Coria, en las antiguas dependencias del Convento de San Francisco el Real, del siglo XV, que era ocupado por la orden de las clarisa.

Seguimos hasta la iglesia de Santa María la Mayor,  de estilo tardorománico, del siglo XIII, pero con bastantes variaciones en los posteriores.

Justo delante de la iglesia, encontramos la Casa de Francisco de Orellana, convertida hoy en hotel boutique, en la esquina esta la Casa de los Chaves-Calderón  y, enfrente, la Casa de los Rol Zárate y Zúñiga, conocida como Casa de las Palomas, por las tórtolas del escudo familiar.

Nuestra siguiente parada es la antigua Alberca. Se trata de unos baños públicos que recogían el agua de la lluvia. Fueron excavados directamente en la roca, con 14 metros de profundidad.

Salimos a la ciudad extramuros por otra de la Puerta de San Andrés. De camino a la Plaza Mayor veremos el Palacio Juan Pizarro de Orellano, que fue entre otra funciones, el antiguo Ayuntamiento y el Palacio de Justicia.

La historia explica que en esta residencia se hospedó Miguel de Cervantes, durante una de sus visitas a la ciudad de Trujillo.

Trujillo de noche

Volvemos a la Plaza Mayor para terminar nuestra visita a Trujillo. No dejéis de visitar, uno de los pueblos más bonitos de España.

¡Nos vemos en la siguiente parada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.