Qué ver en Bolonia en una tarde

Llegamos al medio día a Bolonia de Pisa, después de un par de horas de trayecto en tren. Bolonia es conocida por su Universidad, una de las primeras del mundo. Os mostramos ahora el recorrido y que ver en Bolonia.

Después de dejar las mochilas en el hostal, nos dirigimos al centro por la Via dell’Indipendenza.

 Via dell'Indipendenza en Bolonia

Es una de las principales calles de la ciudad, la cual nos lleva directo de la estación de trenes a la Plaza Maggiore, donde está entre otras cosas la fuente de Neptuno.
A día de hoy es una larga calle comercial, y lo que más característico son sus pórticos, los cuales son bastante comunes en Bolonia. Toda la ciudad tiene unos 40 kilómetros de calles porticadas sólo en el centro histórico. Nacieron en la baja Edad Media cuando se incrementó la población debido a la llegada de estudiantes e intelectuales a la universidad. Los pórticos representan hoy el patrimonio cultural más amplio e importante de la ciudad y son unos de sus símbolos.

Después de recorrer sus casi 2 kilómetros llegamos a la Plaza de Neptuno, presidida por la Fuente de Nettuno, obra del escultor Giambologna. Como dato curioso se dice que el miembro de Neptuno fue polémico por su gran tamaño, el cual escandalizó a la iglesia y le obligó a rehacerla. Giambologna lo modificó pero desde una determinada perspectiva (sobre una baldosa que tiene una tonalidad distinta), se crea un curioso efecto óptico…

A un lado de la fuente encontramos la Salaborsa, la antigua bolsa de comercio, que hoy en día ha sido reconvertida en una bonita biblioteca. Entramos dentro para ver los restos arqueológicos. Al otro tenemos el Palazzo del Re Enzo, que fue construido en 1245 como una ampliación del contiguo Palazzo del Podestà.

Plaza de Neptuno de Bolonia

A continuación entramos en la Plaza Mayor, donde podremos ver alguno de los edificios medievales más antiguos de la ciudad:

El antiguo Palacio de Accursio es ahora sede del Ayuntamiento. Su interior acoge dos galerías de Arte: la Collezioni Comunali d’Arte y el Museo Morandi.

 Palacio de Accursio de Bolonia

El Palazzo Podestà,  sus arcos transmiten el sonido de una parte a otra de la bóveda, haciendo que nuestras palabras se escuchen desde el lado opuesto.

La Basílica de San Petronio, el embellecimiento de la fachada nunca fue terminada pordiversas causas a lo largo de la historia. En cuanto a acontecimientos históricos importantes podemos destacar el coronamiento de Carlos V como emperador y también se puede destacar está enterrada Elisa Bonaparte (la hermana de Napoleón).

Basílica de San Petronio en Bolonia
Nosotros no entramos ya que cobraban entrada, y no estabamos por la labor de pagar por entrar en una iglesia. Para lo que estéis interesados en visitarla, en su interior hay un reloj de sol que, cuando brilla el sol, su luz atraviesa un agujero del techo iluminando una línea en el suelo que indica el mes y día del año presente.

Continuamos la visita a través de la via dell’Archiginnasio y nos encontramos con el Palacio Archiginnasio, sede de la universidad y que se puede visitar de forma gratuita. La visita al Teatro Anatómico (dentro de la Universidad), sí que hay que pagarla.

Seguimos la ruta en dirección a la pIazza Cavour donde se sitúa la iglesia de San Domenico, el lugar en el que se hallan los restos del fundador de la orden, Santo Domingo de Guzman.

 iglesia de San Domenico en Bolonia

Tras callejear un poco por allí, nos dirigimos hacia nuestra siguiente meta: la Plaza Santo Stefano, donde encontramos un complejo religioso medieval. Originalmente estaba formado por siete iglesias, de las que actualmente sólo quedan cuatro.

Iglesia de Crocefisso, del siglo VIII. Plaza Santo Stefano en Bolonia

Iglesia del Santo Sepolcro, que contiene una reproducción del mismo, levantada por los cruzados.

Iglesia della Trinitá, en estilo románico, muestra una curiosa escultura en madera de la Adoración de los Reyes Magos del siglo XIII.

Iglesia de Santi Vitale e Agricola, la más antigua de la ciudad, que alberga las antiguas tumbas de los Santos.

Nos dirigimos hacia Strada Maggiore, para llegar a hasta las dos torres, las más altas de la veintena que aún perduran. Durante la Edad Media, existían en toda la ciudad más de un centenar.

Dos torres de Bolonia

La más alta es la Torre degli Asinelli con 97,20 metros a la se puede subir. En el momento de su construcción no superaba los 60 metros, siendo ampliada posteriormente. En el siglo XIV pasó a ser propiedad de la ciudad. Se empezo a usar sucesivamente como fortaleza y prisión.

Torre degli Asinelli de Bolonia

La otra torre, se llama Torre Garisenda con 48,16 metros, y como se ve esta inclinada, por esa razón no se puede subir a ella. En el momento de su construcción medía 60 metros, pero en el siglo XIV fue recortada a causa de que el terreno empezó a ceder. Los nombres de ambas torres, se creen que provienen de las familias que mandaron construir las mismas.

Continuamos la visita por el Barrio Universitario. Normalmente es una zona con mucho ambiente, pero al ser agosto esta la zona desierta.

Barrio Universitario de Bolonia

Barrio Universitario graffiti de Bolonia

Otra visita interesante para terminar el día es ir a la Via Piella, donde se encuentra el único canal actual de Bolonia. Hace escasos dos siglos, la ciudad era conocida como la “pequeña Venecia”, pero poco a poco, todos se fueron cubriendo a excepción de éste.

Este canal será el anticipo de lo que nos viene, nuestra próxima parada será Venecia!! ¡Nos vemos en la siguiente parada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.