Visitas imprescindibles en Bangkok

Toca visitar las maravillas de la capital. Comenzamos la visita por el Palacio Real y su Wat, es un sitio francamente espectacular, lo más destacado de Bangkok sin alguna duda. Dentro del Gran Palacio se encuentran una serie de templos justo al lado entre los de que destaca el Wat Phra Keo, un conjunto especialmente llamativo, de colores vivos y fuertemente contrastados.

Palacio Real

Ahí destaca sobre todo un chedi dorado a la izquierda del templo principal y el Wat Phra Keo propiamente dicho, que alberga el llamado buda esmeralda, figura especialmente venerada por los tailandeses. Es importante para quien visite este conjunto de templos vestir adecuadamente, es decir, llevar pantalones largos, los hombros cubiertos. Lo cierto es que en casi ningún otro templo del país son tan estrictos como aquí. En mi caso, llevé un pañuelo para taparme los hombros pero ni con el me dejaron, así que tuve que coger prestado una camisa.

Palacio Real de Bangkok

A continuación, y solo con un corto paseo visitamos el Wat Po que cuenta con un impresionante Buda Reclinado. Con sus 46 metros de largo y 15 metros de altura, es la estatua de Buda reclinado más grande de Tailandia. Toda la estatua está recubierta de pan de oro. Resulta más espectacular en vivo y en directo que en cifras e imágenes. Sorprende ver como la estatua encaja casi milimétricamente en el templo en el que se encuentra. Apenas hay sitio para los dos pasillos por donde se le rodea caminando.

Wat Po

En la parte trasera del templo vemos decenas de recipientes y en una mesa cercana encontramos urnas con monedas. Preguntamos y no explican que representa la tradición budista de repartir limosna. Para realizarla, cogemos una de las urnas y vamos echando las monedas en los distintos cuencos.

Para finalizar la visita de esta zona “antigua” cogemos un ferry en el embarcadero Tha Tien para cruzar río. Justo en la otra orilla esta el Wat Arun. Las vistas desde el barco son muy bonitas.Wat Arun

Un templo no apto para gente con vértigo. Tiene unos escalones bastante pronunciados que llevan a las dos terrazas, siendo la altura de entre 66,80 y 86 metros.

Al subir se lleva mejor porque no ves la caída, pero la bajada….necesité un rato para mentalizarme y eso que no soy una persona que tenga vértigo. Al final pude bajar con el truco de “no mirar abajo” centraba mi vista en el siguiente escalón, donde tenía que poner el pie.Wat Arun vistas

Después de todo un día de visitas, lo terminamos cogiendo ideas para las compras del último día. Nos recomendaron el MBK, el centro comercial más famoso por la gran cantidad de imitaciones de buena calidad y sobre todo por los excelentes precios. Nos encontramos con siete plantas enormes repletas de tiendas…¡tan grande es que a la entrada te dan un plano! A diferencia de otros centros comerciales de la ciudad, en el MBK es posible regatear los precios en algunas tiendas. Creo que nos faltarían horas del día para poder ver todo el centro comercial tranquilamente.

Cartel MBK

¡Nos vemos en la siguiente parada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.